Trece años

Teufel

Yo no tengo una playa secreta entre Tossa y San Feliu de Guíxols. No tengo un viejo Tucker que encontrar. No tengo a un amigo Germán. A mí me queda sólo un portal cerca de la Plaza de San Martín y ni siquiera es ya la misma puerta. Me queda la suave melodía de un piano que cada día se desvanece más y que apenas soy capaz de retener en la memoria. Me queda el recuerdo de sus tristes ojos azules.

Nunca supe como acaba la historia, siempre quise olvidarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *