Vasos

Vasos

—¿Sabes? Aún estaban los vasos allí…

—La vida de un vaso debe ser interesante.
—Mucho… Escuchan miles de conversaciones.
—Y besan miles de labios.
—Y saben secretos.
—Y conocen sabores y miradas.
—Se van llenando a medida que los vacían…

—Y terminan por romperse.
—Pero siempre en el último golpe, nunca antes.
—Y cuando se rompen, ¿dónde van todas las cosas que llevan dentro?
—Las cosas no pueden estar dentro, porque cada dia los lavan muchas veces.
—Entonces, ¿cada día olvidan lo que saben?
—No creo.
—Entonces hay algo que no encaja.
—Sí, es un misterio.

—¿A dónde van los recuerdos de los vasos?
—No lo sé.
—Nadie lo sabe.

Es viernes y los vasos siguen sobre la mesa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *