En la esquina del Tiempo

Esquina

Sentado en la esquina del tiempo
donde te espero sin esperar nada.
Aquí, detrás de todo,
tu vista no me alcanza y tu recuerdo me aprisiona.
Y no querer ya más, tal vez un beso
de los que rozan tenue la mejilla,
el calor que me ahoga y que me mata
tan tierna y dulcemente.

Pero ya no soy el mago aquel
que sabía concentrar años de ausencias
en pocos minutos y en una mirada,
ya no hay ojos a los que mirar.
Y la luz que baña hoy el callejón
me duele en el alma y el sueño se desvanece,
no vienes y se convierte, poco a poco,
en una grotesca pesadilla al ritmo de La vie en rose.

No habitas mis pesadillas y me voy,
no me gusta un sueño en que no estés.
Final del espectáculo, nadie aplaude,
nadie da las gracias, nada queda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *