Trasnochar

Sentado

Hay que sentarse con la gente que trasnocha hasta tarde,
en esos hogares olvidados que son sus rostros.
A la hora del café y del cigarrillo del que toca el piano
y de aquella canción de Chet Baker,
de la melodía que se nos mete en la cabeza.

Pienso en ti, mi pequeña niña, mi pequeña triste,
en tu piel blanca, en tu pelo rizado y en tus sueños de grandeza.
Creo que nunca te conté que yo quería salvar el mundo
escuchando aquella gramola cuando nos amábamos
bajo los clarinetes de la Octava Avenida.

Ayer, a la hora de la cena tu madre llamó a mi puerta
para decirme que era viejo, muy viejo para ti
venía grave y severa, preocupada y le di la razón.
Pero esta mañana, después de mucho tiempo,
has entrado en mi vida diciendo que me amas.

¿Acaso todos ignoran lo que significa estar solo?
Solo ante un gran cancerbero que no obedece tu voz,
solo bajo la pertinaz lluvia de este otoño,
solo conduciendo y compartiendo esas canciones,
solo cuando imagino ser un sencillo príncipe o un explorador.

Estoy seguro de que lo saben, pero somos hijos de la envidia.
Necesitamos colocar nuestras pétreas huellas dactilares
sobre la belleza de otros, solicitando el amor oculto
de todos los que encontramos en el camino;
el amor más remoto y espléndido, no el de cada día.

Tus senos son hermosos y cálidos,
con sabor a porcelana, adoración y deseo.
Tus ojos llegan a mí bajo perfectas espigas de pestañas imperecederas.
Tu boca, alimentada con palabras francesas y medias verdades,
las suaves cenizas de tu maquillaje.

Sólo contigo dejo de imitarme a mí mismo, de pedir cosas a tus dedos largos,
que descifran el misterio de tu pelo, de tu blusa de encaje.
Las luces del cuarto de baño despiden destellos en tus uñas rojas recién pintadas,
tus piernas esbeltas, ya dispuestas, y yo te observo desde mi cama
mientras limpias de rocío el espejo para contemplar tu obra maestra.

Ven a mí si te haces vieja, ven a mí si quieres que te invite a un café.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *