Papá

Papa

—Papá… vuelve a casa—. El pequeño Lucas miraba la encina que había enfrente de su casa sentado en el escalón del porche. Estaba sucio y las lágrimas le formaban surcos en la cara. Era una tarde del mes de mayo, cuando los días empiezan a hacerse más largos y las tardes duran demasiado.

—Tu padre no va a volver, ya lo sabes—. Era su único amigo quien le hablaba, el único que le quedaba después de que su padre contrajera aquella extraña enfermedad. Hacía ya casi un año desde que había muerto, pero él se pasaba las tardes mirando al camino confiando en verlo aparecer con su eterna sonrisa en la cara.

—Lucas, entra a ducharte ya, que es tarde—. La voz suave de su madre se colaba por la puerta entreabierta. Siempre era muy buena con Lucas, y él la quería muchísimo.

—Mamá, no lo entiendes, sé que algún día vendrá— dijo dándose la vuelta y viendo que su madre estaba en la puerta.

—Yo no estaría tan segura, pero si te sientes mejor así, tú mismo. Recuerda cuando te echaste encima del tío de tu amiga Lorena, en medio de toda aquella gente gritando “papá, has vuelto”. Qué vergüenza me hiciste pasar.

—Sí… ha sido lo más ridículo que he hecho en mi vida— susurró entre dientes.

—Pues eso. Venga, no tardes— dijo mientras volvía a entrar.

Lucas se quedó unos instantes cabizbajo, sin saber muy bien qué pensar.

— ¿Por qué lo haría?— Le preguntó a su amigo.

—No lo sé, tal vez porque tenías que hacerlo. Además, por más que fuera algo ridículo y vergonzoso… ¿recuerdas lo feliz que te sentiste?

El sol ya se había ocultado, pero Lucas se resistía a entrar. Pensaba que si se daba la vuelta y entraba en casa, estaría un poco más lejos de su padre. Porque eso significaría que había terminado otro día. Al final, se levantó y abrió la puerta.

—Hasta mañana, amigo— dijo esbozando una sonrisa. Él no lo sabía, pero era idéntica a la que tenía su padre. —Siempre me haces sentir mejor.

— ¡Lucas! Entra ya— gritaba su madre desde dentro. —Y deja al perro fuera, no quiero ensucie la casa.

—Voy, mamá— dijo, y cerró la puerta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *